lunes, 4 de febrero de 2013

El cerebro de los músicos es diferente

El cerebro de los músicos es diferente...


Hemos sido capaces de demostrar la estrecha relación y amplia importancia que ha tenido la música a lo largo de la historia de la humanidad. Desde la prehistoria podemos comenzar a hablar de música,  pero claro, aquel tipo de melodías que interpretaban en aquella época eran muy diferentes y tomadas en otro sentido al cual nosotros actualmente le otorgamos. 

Es impresionante como algunas magnificas personas, que evidentemente no son igual a los del común, pueden plasmar toda una amplia gama de sentimientos en una canción,  y mas admirable aun a mi parecer son aquellas personas que tienen el don de transmitir la misma variedad de sentimientos en canciones y melodías sin ningún tipo de palabras, simplemente con sonidos que a la hora de la verdad provienen de una fuente tan rudimentaria (el rasgueo de unas cuerdas templadas, el aire expirado que pasa por compartimientos, unas cuerdas golpeadas por pequeños martillos) pero que aun así  como dije anteriormente, transmiten y hasta muchas veces nos hace llorar, nos trae recuerdos viejísimos que no sabíamos que todavía guardábamos, nos hace querer bailar y hasta nos hace aflorar nuestros mas profundos y hermosos sueños. Es evidente que aquellas personas a las cuales ya hace mucho tiempo atrás nos referimos como MÚSICOS  no son personas normales, y son un grupo de personas selectas a las cuales puedo decir con mucho orgullo que pertenezco ya hace tiempo, y ya desde otra perspectiva les puedo decir mis queridos lectores que no somos iguales, no vemos el mundo de la misma manera y que hasta nuestro cerebro es diferente de aquellas personas no-músicas. ¿por que?
Según los científicos la música modifica el cerebro y las células de este, han descubierto que los músicos prácticamente utilizan la totalidad de las áreas de su cerebro en su relación con el entorno, es algo impresionante que es mas evidente en aquellas personas que empezaron con un instrumento musical desde la niñez. Estos niños pueden llegar a desarrollar un coeficiente intelectual de hasta 7 puntos y desarrollan su sistema de atención mucho mas que los que no estudian música.

Por lo general estas personas, los músicos, son personas alertas, las cuales muestran un gran interés por aprender y son personas calmadas y agradables. Un estudio de Fred Travis, de Maharishi University of Management de Estados Unidos; Harald Harung, Oslo University College en Noruega; e Yvonne Lagrosen, University West en Suecia demuestra el desarrollo cerebral del que he estado hablado. 
El estudio consistió en medir el desarrollo de la mente y el cerebro, los electroencefalogramas mostraron patrones especiales en la actividad eléctrica del cerebro con alto desarrollo mental, demostró que aquellas personas que tienen habilidades musicales poseen lóbulos frontales bien coordinados, siendo estos los que se utilizan en altas funciones cerebrales, como la planeacion y el pensamiento lógico  y que en cierta frecuencia en la actividad cerebral dominan las ondas alfas que se dan cuando el cerebro reúne detalles de un todo.

Otro estudio demostró que los músicos y las personas sin experiencia en este campo procesan la música de una forma muy distinta en su cerebro. Las zonas que se activan y su localización son muy distintas entre estos dos tipos de personas.
Mediante una exploración del cerebro de dos voluntarios se compararon las reacciones que producía escuchar la "Sinfonía del Nuevo Mundo" de Dvorak, y vieron que en la persona sin experiencia musical se activaba la zona neural con la percepción auditiva mientras escuchaba la pieza. Pero en el caso de la persona con experiencia musical, se encendían las regiones relacionadas con las emociones, la melodía y el canto. En el caso del músico, este no solo escuchaba la pieza, sino que también la cantaba interiormente a la vez que la reproducía mentalmente con  los dedos.
En conclusión  los no-músicos al escuchar una canción solo reaccionan con el hemisferio derecho, en cambio en los músicos se activa también el hemisferio izquierdo, mas analítico, lo cual permite una percepción mas amplia y rica. 
Por ultimo, hablare de una habilidad que solo poseen aquellos músicos compositores y los que son directores, se trata de de una especie de imaginación auditiva, a estas personas se les puede pedir que toquen sin música y estos ejecutaran todos los movimientos con precisión  Es como si oyeran con la mente, y también es como si tuvieran una memoria tonal, la cual les ayuda a recordar secuencias de tonos.
Si analizamos todos esto nos podemos dar cuenta de lo maravillosa que es la música  y aun mas maravilloso aprender un instrumento musical. Como experiencia personal puedo decir que la música cambio mi vida, desde el momento que decidí ser diferente lo decidí ser por medio de la música, y a lo largo de este tiempo he conocido gente de diversas edades que cuando les digo que se tocar la guitarra y el piano siempre me dicen: "siempre quise aprender a tocar el piano o la guitarra", lo que yo siempre les digo es que todavía están a tiempo, y a las personas de mayor edad y me dicen esto yo les respondo "nunca es tarde para la música"
Hoy, a ustedes, los que se tomaron el tiempo de leer lo que escribí, y tienen el deseo de aprender a tocar algún instrumento y sienten que es demasiado tarde o que es demasiado temprano les digo: Nunca es demasiado tarde o temprano para entrar al maravilloso mundo de la música, nunca es demasiado tarde o temprano para quitarse las vendas que no te dejan ver el mundo como en verdad es, nunca es demasiado tarde o temprano para empezar a ser diferente...
aquí abajo dejo dos vídeos de ARTISTAS que son capaces de transmitir con palabras o sin ellas (Adele y Danny Elfman)




2 comentarios:

  1. Muy interesante y lógico. Escuchar la ejecución de una pieza musical interpretada por una orquesta sinfónica y poder distinguir los instrumentos, percibir las líneas melódicas, la gran variedad de los acordes, los patrones rítmicos, con acentos, los matices, los contratiempos, las síncopas, los silencios... ufff...
    ¡Qué deleite! y seguramente que gran actividad y esfuerzo del cerebro.
    También está implícita la coordinación y la independencia de los miembros.
    Amén de un considerable etcétera.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y lógico. Escuchar la ejecución de una pieza musical interpretada por una orquesta sinfónica y poder distinguir los instrumentos, percibir las líneas melódicas, la gran variedad de los acordes, los patrones rítmicos, con acentos, los matices, los contratiempos, las síncopas, los silencios... ufff...
    ¡Qué deleite! y seguramente que gran actividad y esfuerzo del cerebro.
    También está implícita la coordinación y la independencia de los miembros.
    Amén de un considerable etcétera.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar